Más allá de la vida. Crítica de la película:

Más alla de la vida de Clint Eastwood es un ejercio de estilo interesante pues supone una evolución  importante en el modo de hacer cine de este Director.
El formato de varias historias que se desarrollan paralelamente y en distintos países pero que se cruzarán en el tiempo y el espacio merced a la busqueda personal de sus protagonistas es interesante e impone a la cinta un ritmo que a algunos parecerá lento pero que creo es necesario para comprender profundamente a los personajes
Lo bueno de la cinta es que no parece americana sino que, ese desarrollo cosmopolita de su trama y el lenguaje narrativo de la misma, hace que al visionarla pensemos que estamos viendo buen cine de autor independiente equiparable a los canones europeos y totalmente apartado del típico cine comercial americano.
Podemos decir que hay tres protagonistas que se desconocen entre si: un hombre, un mujer y un niño. Para el hombre recurre al eficiente Matt Damon, aunque a veces demasiado lineal en su actuación. La mujer es una actora europea (Cecile de France) con buenos recursos interpretativos. El personaje del niño esta simplemente genialmente conseguido, desde su perfil físico al interpretativo.
Eastwood juega con la historias personales de los tres, profundiza en ellas, en los aspectos psicológicos y afectivos. Se permite incluso dejarnos tomas delicisamente sugestivas visualmente con un toque profundamente sensual-emocional, como la de la clase de cocina compartida entre Damon y la dulce Brice Dallas Howard, una actriz de la que seguro volveremos a saber.
La película a pesar del tema no resulta empalagosa emocionalemte sino que sabe contenerse y ser verosimil. Es visionable tanto para creyentes en una vida tras a muerte como agnósticos o ateos, pues lo importante es la profundidad emocial inherentemente humana de las creencias y experiencias de los protagonistas. Aunque Eastwood se moja y toma partido claro por a creencia frente al materialismo existencial, que no es lo mismo que el ateismo o agnosticismo socialmente resposable o ético. Creo sin embargo que por está será tachado de sentimentalismo y transcendentalismo por algunos críticos que bajarán la nota que merece el film.
Por último la banda sonora esta muy bien resuelta, con  temas de música clásica, en ella destaca el maravilloso comienzo del concierto para piano y orquesta numero 2 de Rasmaninoff, que introduce en las escenas especialmente trascendentes desde el punto de vista de la emotividad interior.
En definitiva un producto serio, profundo, bien hecho y bastante recomendable. Le daría un 7,5 sobre 10.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada