¿Rescatados y en la UCI?.

En aquella lejana entrada de noviembre de 2010, El Estado del bienestar o el estado de la vagancia, la segunda de esté blog expuse que probablemente seguiriamos el camino de Irlanda... rescatan a nuestra banca, que viene a ser similar a la Irlanda, pero parece que con diferencias sustanciales con Portugal y Grecia. Todavía no sabemos los términos concretos del acuerdo, pero parece que al final no se va imputar a la deuda pública; lo cual no me creo mucho. También esta por ver que pasa si los bancos luego no pueden devolver el dinero.
Las exigencias de ajuste y no pasarnos de déficit siguen hay independientemente, y habrá nuevas con mayor control por el préstamo. Lo bueno es que los intereses del préstamo serán menores que los que nos obliga a pagar actualmente el mercado y la alternativa de asumir con recursos propios el saneamiento bancario era prácticamente imposible con nuestros niveles de prima de riesgo y falta de liquidez. Y la alternativa a no sanear y dejar quebrar los bancos es un corralito financiero y posible salida del euro que es peor a corto plazo, aunque algunos defienden la medida a largo plazo... 

El problema es que yo ya en 2010 sin ser un genio de la economía sabia lo que había que hacer y lo decía en la entrada...
http://saludsocial.blogspot.com/2010/11/el-estado-del-bienestar-o-el-estado-de.html
Reducir duplicidades en la gestión pública, adelgazar la administración y reducir los cargos y gasto políticos, adelgazar los parlamentos, eliminar el senado, reducir subvenciones improductivas, ayudar a los emprendedores y a la economía productiva, restringir el funcionariado, reformar la función pública al estilo nórdico donde los empleados públicos improductivos e ineficientes pueden ser despedidos, vender las televisiones autonómicas y otras medidas destinadas a que nadie se sienta en España inmune a pesar de ser ineficiente en la gestión del dinero público era necesario entonces y aún antes.

Pero no se hizo casi nada... 

Y ahora al borde del precipicio seguro que se van a hacer cambios, ya han empezado con nuevas leyes, algunas precipitadas y poco meditadas. Ahora la urgencia va a apretar y se harán los cambios aún con más precipitación, y no sé si como proponía en mi post de julio del año pasado, eliminando lo que realmente no tiene valor para el ciudadano...

Mientras tendremos que seguir trabajando duro para demostrarnos que nosotros podemos cuando queremos y nos dejamos de majaderías y tonterías, ser excelentes...
Los esquemas antiguos no valen...
En la gestión publica ya no debe valer la autoridad del cargo o del poder en el partido sino lo bueno que seas gestionando y el atino y cordura de tus acciones.

Menos partitocracia y más meritocracia es lo que urgentemente necesitamos. 
Diagnósticos acertados y medidas ejecutivas severas pero lógicas y argumentadas.
Ética absoluta al servicio público y nada de intereses espureos, no a la política profesional y sí al profesional que pone sus conocimientos al servicio público para mejorar la política. No a los altos cargos ya sea de empresas o políticos que se creen semidioses por el poder heredado y sí al que se arremanga al lado de todos los que tienen que implementar las medidas y poner soluciones y tiene una visión no elitista del mundo y de la sociedad que es lo que necesitamos.

Hemos vivido décadas de inmovilismo en el sector público, donde lo útil era el incrementalismo y la expansión, porque para los políticos, la función pública y los sindicatos era muy cómodo seguir así...
Y otras décadas en el sector productivo donde también se fomento el dinero fácil y la especulación con el precio de la vivienda, sin que nadie le pusiese freno y coto...
De aquellos barros estos lodos.


El fraccionamiento de España tampoco ha ayudado mucho, y en situación de sálvese quien pueda como las que nos podemos ver abocados cada Comunidad va a tirar para salvar sus muebles e intereses diluyéndose la solidaridad y el sentimiento de que tenemos que ser una Nación, de unidad para salir adelante juntos y ayudándonos, aunando fuerzas. Soy pesimista sobre esa posibilidad de unión. El estado autonómico se ha desarrollado hasta un punto de difícil retorno donde frente a la tendencia a unirnos pesa más la del separarnos y preveo se incrementen las tensiones nacionalistas, a no ser que se vuelva a un proceso centralizador en determinadas prestaciones sociales para que sean iguales y equitativas en todo el país, cosa que no creo que ocurra a no ser que nos fuercen circunstancias excepcionales, quizá en las que ya estamos inmersos pero pocos quieren ver, para paliar el desgobierno en el que nos encontramos inmersos como Nación dividida...

No soy muy optimista, pero deseo de todo corazón que no sea así, ojalá reaccionamos y salgamos adelante juntos pero no veo talla humana y política suficiente en nuestros dirigentes para un cambio de conciencia; si hago una análisis racional la fragmentación es una realidad muy profunda y seguirá adelante. Cada Comunidad aplicará políticas de austeridad y gestión distintas, las desigualdades entre Comunidades se incrementarán y los mercados y el resto de países seguirán desconfiando cada vez más en nuestras posibilidades como país mientras no vea una acción coherente unitaria y un estado sólido... Nuestros esfuerzos serán descoordinados con varias ideas de como hacerlos y por tanto poco eficaces para seguir una línea de acción que nos lleve a una coherencia estatal. Por ejemplo va ha haber CCAA insumisas a medidas tomadas a nivel nacional. 

La situación es tal que necesitaríamos un gran pacto de estado para afrontar reformas ineludibles en la estructura política, en la administración pública y en los servicios sanitarios y sociales que ofrecemos, simplemente para poderlos sostener y poder pagar la nómina de los empleados públicos dentro de uno o dos años y dejar intereses partidistas, donde lo más importante es abrasar la imagen del contrario soliviantando a la ciudadanía ante cualquier intento de racionalización del gasto público llamándolo recorte.  

No seamos cortoplascistas ni nos engañemos, España no va a tener la financiación del mercado sin una imagen sería y de país madura que sabe a donde va, para ofrecer una esa imagen fuera y tratar de cimentar una unidad a nivel interno que se ha perdido en los españoles, hay que hacer un esfuerzo titánico en el que parece sorprendentemente que muy pocos creen.

Por eso no es tan malo el prestamo en condiciones ventajosas sobre el mercado sino que el MAYOR PROBLEMA SERIA QUE A PESAR DEL MISMO NO TOMEMOS LAS MEDIDAS ADECUADAS PARA SALVAR AL PAÍS, y en nuestra capacidad para hacerlo tengo dudas.
Será que de mi natural optimismo hoy no estoy sobrado o será por hacer una análisis frío de los intereses de cada grupo político en cada CCAA y sus expectativas. Parece que en los tiempos que corren la política está más dominada por profesionales de la política que están en el partido y van escalando puesto no por haber vivido, trabajado o gestionado en la sociedad sino por haber vivido trabajado y gestionado en el partido... 
El riesgo es que incluso aún más con la crisis se entienda la política más como una oportunidad de tener cargos, puestos, poder y privilegios futuros que como un servicio a los ciudadanos.
Nuestra salud social está muy malita y puede que haya algunos buenos médicos tratándola, pero otros muchos no lo son, y demasiados médicos tratándola no como una unidad sino como un pequeño miembro; es como si quisiéramos curar de un schock sistémico y global a un paciente con 17 médicos cada uno especializado en una cosa y tratando una parte diferente del cuerpo, todos descoordinados entre si, cada uno aplicando medicinas diferentes que se anulan entre si o tienen interacciones... sin un diagnóstico global y único, sin un tratamiento global único y coordinado... sin una visión integral del problema de salud del pacientes sino 17 visiones fragmentadas y distintas... 
Aunque no seáis médicos podéis imaginar que ocurriría en un paciente en la UCI siendo tratado así... habéis acertado... EL PACIENTE SE MUERE.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada